Bookmark and Share

Quiénes somos - Dirección Nacional de Cedulación

Luis Bermúdez

Director nacional de Cedulación (hoja de vida para descargar)

Gloriela de Berroa

Subdirectora nacional de Cedulación (hoja de vida para descargar)


Reseña

Al principio de  1,900 ya había sido definida como la certificación fundamental del ciudadano, la cédula de identidad personal. 


Los antecedentes sobre los derechos políticos en Panamá los encontramos en la Constitución de 1904, que dedicó 3 artículos a dichos derechos. No obstante, transcurrieron dos elecciones populares (1912 y 1916) para que aparecieran las primeras señales concretas sobre la identificación ciudadana.

 

La Ley 89 de 7 de julio de 1904 restringía el derecho al voto de la mujer en las elecciones directas de concejales  y diputados.

En materia de cedulación tenemos registrado, para la historia panameña, que el 22 de agosto de 1916, a través de la Ley 1 que data de las postrimerías de la presidencia del Dr. Belisario Porras, se adoptó el Código Administrativo, que contiene un titulo dedicado al tema de las elecciones y en el cual se introduce el uso de la cédula de ciudadanía con fotografía para poder votar, la cual es solicitada ante el juzgado municipal de la residencia del ciudadano para cada elección. Tres años después, en 1919, se producen importantes cambios, referentes a la cédula de identidad personal, llevándola a 8 años de validez, con el correspondiente potencial para que el panameño pudiera acudir a las urnas en más de una elección.


En 1919, la cédula de identidad personal es introducida como documento de carácter permanente, que sirve para la identificación de las personas en cuyo favor han sido expedidas y para acreditar el goce de los derechos políticos.  En los años veinte, cerca del primer cuarto de siglo, las cosas cambian nuevamente y la cédula de identidad personal, solamente es legalizada para acudir a las urnas una sola vez, ya que al ejercer el sufragio debían ser entregadas y anuladas en la mesa de votación, correspondiéndole esta labor al jurado de dicha mesa.

En 1931, se establece legalmente el doble uso para la cédula de identidad personal, es decir, para el sufragio como medio permanente y para todos los fines legales.

 

La Ley 28 de 27 de noviembre de 1934, siendo presidente de la República el Dr. Harmodio Arias, creó y reglamentó las disposiciones sobre la expedición de la cédula de identidad personal.

La expedición de cédulas comenzó el 1 de enero de 1935 (cédula de librito) para los ciudadanos panameños y todos los extranjeros. Domiciliados legalmente en la república, a la edad de 21 años.

La Ley 28 no contempló la expedición de cédulas a las mujeres panameñas o menores emancipados o habilitados de edad. Posteriormente, bajo la presidencia del Dr. Arias Madrid, se promulgó la Ley 83 del 1 de julio de 1941.

Para los panameños de uno y otro sexo, si eran mayores de edad, o menores emancipados o habilitados de edad y extranjeros, la cédula de identidad personal era expedida por el registrador general del Estado Civil, debidamente autorizado por el Ministerio de Gobierno y Justicia.

La Ley 98 de 5 de julio de 1941 margina el voto de la mujer.  La historia política panameña ha venido ligada a la estratégica cédula para poder votar.  Hay que destacar que a esta altura se mantuvo mediatizada a la mujer quien no podía votar.

Para la primera mitad del siglo, la historia panameña estuvo plagada de leyes que con lenguaje distinto, terminaban en un denominador común, la denegación del voto de la mujer panameña durante toda esta época. La cédula sólo sirvió a las panameñas para identificarse.

La Ley 98 del 5 de julio de 1941 señalaba: "La panameña de 21 años cumplidos que posea un diploma universitario o tenga formación profesional, normal de enseñanza secundaria, podrá votar y ser elegida en las entidades provinciales".  Esta exigencia era solo para las mujeres ya que los varones, independientemente de su nivel cultural, gozaba de plenos derechos políticos.

La Constitución de 1946 saca del ostracismo de manera final y taxativa el ejercicio de los derechos fundamentales de la mujer panameña.

En 1956 con el Acto Legislativo N° 2 del 16 de febrero, ratificado por la siguiente legislatura que lo convirtió en Acto Legislativo N° 2 del 24 de octubre, adoptando lo siguiente:

·       Prohibición de cualquier acto que impida o dificulte a un ciudadano obtener su cédula de identidad.

·       La creación del Tribunal Electoral, como se conoce hoy.

·       Funciones de jurisdicción penal electoral y la participación en los tramites de solicitudes de naturalización.

·       Se le encomienda constitucionalmente la responsabilidad de la cedulación.

 

Ley 18 de 29 de enero de 1958 funda la Dirección General de Cedulación.

En 1958, siendo presidente de la República Don Ernesto de la Guardia, se ordenó cedular a panameños y extranjeros domiciliados en Panamá,  y se estableció que la cedulación era gratuita. Se tomaron las huellas dactilares y se condicionó la expedición de la cédula a panameños a la existencia e inscripción de la respectiva partida de nacimiento en el Registro Civil.

En este año se estableció multa para quien no obtuviera la cédula después de haber llegado a la mayoría de edad y se puso un límite de tres meses. La retención ilegal de las cédulas tuvo arresto de uno a seis meses.

El 30 de octubre de 1956 fue promulgado en la gaceta oficial el Acto Legislativo N° 2, ratificado por la Asamblea Nacional de ese entonces, en virtud del cual se reformó la Constitución Política de 1946 y se creó el Tribunal Electoral, independientemente del Órgano Ejecutivo.

La Ley número 18 de 29 de enero de 1958 reglamentó las diferentes disposiciones relativas a la expedición de la cédula de identidad personal, a través de la Dirección General de Cedulación (cédulas blanco y negro).

El Decreto N° 53 de 29 de julio de 1958 reglamentó la confección y expedición de la cédula y el Artículo 9° del mismo decreto reglamentó la numeración de la cédula de la siguiente manera: Para los ciudadanos panameños por nacimiento,  se usa el número clave de la provincia de nacimiento del solicitante, seguido del tomo y asiento en que aparece inscrito en el Registro Civil. (8-926-1601).   Los panameños nacidos en el extranjero llevarán las letras (PE), seguidas del tomo y asiento en que aparecen inscrito en el Registro Civil. (PE-5-687).

Los panameños naturalizados llevarán la letra (N), seguida del tomo y asiento en que aparecen inscritos, la carta de naturaleza definitiva en el Registro Civil. (N-19-473). Para los extranjeros legalmente domiciliados en el país, se usará la letra (E), seguida del número de clave de la provincia donde se originó la solicitud y finalmente el número de orden de entrada de la solicitud. (E-8-74258).

En el año 1973, la cédula, por mandato de la Ley pasó a ser a colores y se aumentó la multa para quienes no la obtuvieran luego de alcanzar la mayoría de edad.

La Dirección Nacional de Cedulación está regida por la Ley 68 de 2 de noviembre de 2015, por lo cual se dictan las disposiciones sobre la expedición de cédulas de identidad personal. La Dirección Nacional de Cedulación es una dependencia del Tribunal Electoral, que tiene como objetivo principal el trámite y expedición del documento de identidad personal,  de conformidad con lo establecido en esta ley.

Están obligados a obtener o tramitar su correspondiente documento de identidad personal:

 

  • Todos los panameños, sean mayores o menores de edad.
  • Todos los extranjeros a quienes el Servicio Nacional de Migración les dé la condición de residencia permanente en el país, incluyendo sus hijos menores de edad.

 

 

El diseño, vigencia, medidas de seguridad y contenido del documento de identidad personal serán determinados por el Tribunal Electoral mediante decisión del Pleno, pero el documento deberá contener como mínimo, los siguientes datos:

 

  • Número de documento.
  • Nombre legal completo del titular y el usual, si le correspondiera.
  • Sexo.
  • Fecha y lugar de nacimiento.
  • Firma del titular, si sabe escribri y, en caso contario, se indicará que 'No firma'.
  • Facsímil de la firma del director nacional de Cedulación
  • Imagen de rostro del titular.
  •  Fecha de expedición y expiración.
  •  Tipo de sangre, cuando así lo requiera el titular con base en prueba de laboratorio o en licencia de conducir.
  •  Las personasl con alguna discapcidad o enfermedad degenerativa o crónica, así como las que padecen de algún tipo de alegia debidamente comprobada, podrán solicitar que se indique esta condición en su documento de identida personal.