Una declaración conjunta para defender la democracia en Latinoamérica fue firmada por más de 160 líderes políticos de la región, incluyendo a 21 exmandatarios, como una de las acciones en conmemoración del Día Internacional de la Democracia, que se celebra el 15 de septiembre.

Según el documento,  América Latina debe actuar rápido para fortalecer sus democracias ante los desafíos planteados por la pandemia del COVID-19 y vigilar de cerca los poderes ejecutivos de emergencia.

“Este es el llamado que hacemos: a pensar, a proponer, a gestar ideas y dinamizar acciones para una agenda ineludible: no solo evitar que la democracia sea víctima de la pandemia, sino también avanzar hacia una democracia de nueva generación. Porque gobernar para la democracia es entender cómo esta debe evolucionar en tanto la ciudadanía crece con ella. Por eso, no hay tiempo que perder”, señala la declaración.

Destacó que se debe asegurar que las elecciones postergadas se realicen. Asimismo, se hace necesario combatir la desigualdad social y la pobreza que han favorecido la emergencia de políticos populistas y autocráticos.

Entre los firmantes de esta la declaración están los magistrados del Tribunal Electoral (TE), Heriberto Araúz Sánchez (presidente), Eduardo Valdés Escoffery (primer vicepresidente) y Alfredo Juncá Wendehake (segundo vicepresidente). También fue rubricada por Salvador Sánchez, director del Instituto de Estudios Democráticos del TE (INED).

“La pandemia las desnudó e intensificó (la desigualdad y pobreza), aumentando el riesgo de que la región sufra otra década perdida en términos económicos y un fuerte retroceso en lo social”, puntualizó el texto.

Resaltó que en la raíz de las debilidades de las sociedades latinoamericanas están las dimensiones de las desigualdades sociales y los altos niveles de pobreza.