Un grupo de delegados electorales y funcionarios  del Tribunal Electoral recibieron la idoneidad que los acredita como mediadores comunitarios que promueve la Procuraduría de la Administración. La mediación comunitaria como método de resolución pacífica de conflictos requiere para su ejercicio de ciudadanos idóneos,  en virtud de lo establecido en el Decreto Ley N.° 5 de 1999, marco legal que los acredita para ese fin en todo el territorio de la República de Panamá. El procurador de la Administración, Óscar Ceville, expresó que el objetivo es que los delegados puedan servir de promotores de la cultura de paz de cada una de sus comunidades. “Lo que procuramos es que puedan  resolver las controversias de los vecinos en la comunidad y evitar que lleguen a la corregiduría, alcaldía o al Órgano Judicial”, declaró  Ceville. Por su parte, Fausto Fernández, presidente del Cuerpo de Delegados Electorales, manifestó que esto les permite aprender las técnicas y mecanismos necesarios para poder realizar la labor como mediadores en todos los eventos electorales. La función de los mediadores es coadyuvar al acceso a la justicia, la prevención  de la violencia, resolución pacífica de conflictos y promover una cultura de paz.