Con la presentación de puestos informativos representativos de cada una de las direcciones del Tribunal Electoral, el magistrado presidente, Erasmo Pinilla Castillero, acompañado del magistrado vicepresidente, Eduardo Valdés Escoffery, inauguró la “Feria del Derecho a Saber”. El atrio del edificio sede fue el marco donde se dio este evento que se realiza por primera vez y que fue catalogado por los asistentes, como una actividad innovadora que debe ser institucionalizada, porque les da la oportunidad de conocer las actividades y servicios que presta cada una de las direcciones que componen la institución. Sobre la exposición que culminará este viernes 26 de septiembre de 2014, el magistrado presidente señaló que esta es una excelente oportunidad, para que las diferentes unidades administrativas del TE exhiban ante sus compañeros y usuarios el trabajo que realizan en busca de la transparencia y eficacia de los servicios que prestan. En su discurso destacó que hay una sutil diferencia entre derecho a saber y derecho al saber. “La información se ha transformado recientemente en un derecho; por lo menos la que se llama pública, porque hay otra privada, que permanece en ominosas cajas fuertes, aduciendo que algún tipo de privacidad debe protegerlas”. Aseguró también “que se trata de una burla al derecho de conocerlas, porque esa información es la más dañina a la democracia. Me refiero a la confabulación política, a la prevaricación gubernamental, y al descarado asalto  al erario nacional, ligados íntimamente con la complicidad de no castigarlos; la impunidad; porque el castigo lleva al compromiso prácticamente obvio de no cometer el mismo delito”, . Por otro lado, el magistrado Eduardo Valdés aseguró que con esta actividad que se repetirá todos los años, se busca crear conciencia en el personal para que cada uno divulgue qué está haciendo, para mejorar la transparencia dentro de su rama de actividades correspondiente a la unidad administrativa a la cual pertenece. Reiteró finalmente que de esta forma se hace conciencia de que es obligatoria la rendición de cuentas permanentemente, “para que todos podamos combatir el problema de la cultura que ha penetrado negativamente a través del juega vivo y otros valores negativos, que están destruyendo la integridad de los valores democráticos”.