A petición de la Organización de las Naciones Unidas, el magistrado del Tribunal Electoral, Eduardo Valdés Escoffery, viajó a la república de El Salvador para evaluar una solicitud de financiamiento presentada por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) del país centroamericano a la ONU,  que permitirá llevar a cabo la segunda parte del plan de implementación del voto residencial en las elecciones del 2014 en ese país. Durante su visita a El Salvador, el magistrado Valdés se entrevistó con magistrados y funcionarios del TSE, sectores de la sociedad civil que han venido evaluando los planes ya ejecutados por dicha entidad y la Misión de la Unión Europea acreditada en dicho país, dado que los fondos a utilizar en el proyecto serían provistos por ésta,  pero administrados por el PNUD. El TSE se encuentra frente a la última etapa del proyecto del voto residencial y con la que pretenden cubrir todo el país con centros de votación cerca de las residencias de los electores. El TSE ha venido haciendo la migración de pocos centros de votación en las cabeceras municipales hacia múltiples centros dentro de cada municipio,  a través de un proceso gradual y progresivo.