Con la ceremonia de cremación de unas 35 banderas panameñas, el Tribunal Electoral dio inicio a la celebración de las festividades patrias.El acto  patriótico contó con la presencia del gobernador de la provincia de Panamá, Rafael Pino Pinto, los magistrados Erasmo Pinilla Castillero, Heriberto Araúz Sánchez y Yara Ivette Campo.En su intervención, el gobernador de la provincia de Panamá, Rafael Pino Pinto, manifestó que las banderas cuando están en desuso no deben utilizarse y explicó que existe un protocolo para su cremación.Como punto principal, el director de Comunicación del TE, Humberto Castillo Marín,  fue el orador de fondo de esta solemne actividad, quien hizo una semblanza  de la creación de la bandera panameña, su significado y su historia. Castillo Marín indicó  que esta institución, guardiana de la identidad nacional, del registro de los hechos vitales de todos los panameños y garante de los procesos electorales que fortalecen nuestra democracia, está rindiendo tributo con este magno acto, a la enseña tricolor.Agregó en su discurso, que el Tribunal Electoral se suma a las instituciones que rinden homenaje a la enseña cuando queda en desuso y que es un detalle muy significativo que el acto se estuviese realizando en la Plaza de la Cultura Democrática, ubicada frente a las  faldas del cerro Ancón, lugar que encierra mucho sentimiento de patria.La cremación de las banderas en desuso se realiza cada año, tal como lo establece la legislación vigente. De acuerdo a la Ley 34 del 15 de diciembre de 1949, acápite 8: “Las banderas viejas o estropeadas no deben usarse como estandarte u otras cosas”.Por su parte, la magistrada suplente, Lourdes González, declamó la poesía Canto a la Bandera, del insigne poeta panameño Gaspar Octavio Hernández.Al compás de la Banda de Música del Cuerpo de Bomberos de Panamá, quienes interpretaron notas patrióticas, el recinto vibró ante las emotivas interpretaciones alusivas a la Patria.El juramento a la bandera estuvo a cargo del asesor, José Montenegro Diviazo.  Con este sublime gesto de respeto al tricolor nacional, el pueblo panameño selló el juramento de “… amarla, respetarla y defenderla…»