Los magistrados Erasmo Pinilla Castillero y Eduardo Valdés Escoffery, presentaron ante el pleno de la Asamblea Nacional de Diputados, el proyecto de ley, denominado  ‘Ley Orgánica del Tribunal  Electoral’. La propuesta busca la actualización institucional en el tema de  la autonomía e independencia del Tribunal; de igual manera, intenta presentar y señalar con precisión las funciones de la entidad tomando como referencia que, luego de un análisis, se concluye con que la actual Ley Orgánica es muy escueta. El documento contempla los principios fundamentales del TE, como lo son su autonomía funcional y presupuestaria, además de su independencia de los otros órganos del Estado.    De igual manera, se promueven las principales funciones y actividades que actualmente desarrolla el Tribunal Electoral, como lo son el registro de los hechos vitales, la identificación ciudadana, la administración y organización electoral, el control de la vida de los partidos políticos, la naturalización de extranjeros, su propia administración, y la investigación y docencia en los temas de derechos ciudadanos, democracia y valores cívicos. El proyecto de ley también resalta las funciones del TE, vinculadas estrechamente con su condición de ente jurisdiccional; así como también, el ejercicio de la competencia electoral y penal electoral; la facultad de reglamentar e interpretar la Ley electoral, con carácter privativo, y su iniciativa legislativa. Por otro lado, se expone, además, que es imperante la separación del TE  de la Fiscalía General Electoral, en lo que respecta a la legislación orgánica de ambas instituciones, para ser consistentes con la autonomía e independencia de cada una. Con la finalidad de mejorar la calidad de sus servicios al público, en el proyecto de ley que presentan los magistrados del TE, ante los diputados, se hace un llamado pertinente para elevar como mandato legal, el uso de lo más avanzado en tecnología de punta para que las funciones se ejecuten de la forma más expedita, innovadora, descentralizada y eficiente, en beneficio de los usuarios. Finalmente, se regulan las diversas competencias funcionales y se establecen las unidades administrativas que integran actualmente el Tribunal Electoral, las cuales tenían su sustento en diversos decretos y acuerdos expedidos por el pleno de la institución.